ACEITE DE MARIHUANA PARA TERAPIA

En un mundo cada vez más consciente de los beneficios terapéuticos de la marihuana, el aceite de cannabis se ha convertido en una opción popular para aquellos que buscan alivio natural para una variedad de condiciones médicas.

Ya sea para aliviar el dolor crónico, reducir la ansiedad o mejorar la calidad del sueño, el aceite de marihuana ofrece una alternativa prometedora a los tratamientos convencionales.

En este artículo, te guiaré a través del proceso paso a paso para hacer tu propio aceite de marihuana, para que puedas aprovechar al máximo los beneficios de esta poderosa terapia verde.

 

PASO 1: SELECCION DE INGREDIENTES

El primer paso para hacer aceite de marihuana es seleccionar cuidadosamente tus ingredientes. Necesitarás cannabis de alta calidad, preferiblemente una variedad rica en cannabinoides como el CBD o el THC, dependiendo de tus necesidades terapéuticas. Además, requerirás un aceite portador, como aceite de coco, aceite de oliva o aceite de cáñamo, que actuará como base para tu aceite de cannabis.

 

PASO 2: DECARBOXILACIÓN DEL CANNABIS

La decarboxilación es un paso crucial en el proceso de hacer aceite de marihuana, ya que activa los cannabinoides en la planta, haciéndolos más biodisponibles.

Para decarboxilar tu cannabis, precalienta tu horno a 110-120°C (230-250°F), tritura tus cogollos de marihuana y extiéndelos en una bandeja para hornear. Hornea durante unos 30-40 minutos, revolviendo ocasionalmente, hasta que el cannabis esté ligeramente dorado y fragante.

 

PASO 3: INFUSIÓN DE CANNABIS EN ACEITE

Una vez que tu cannabis esté decarboxilado, es hora de infundirlo en tu aceite portador. Para ello, calienta tu aceite elegido en una cacerola a fuego bajo y agrega el cannabis decarboxilado.

Deja que la mezcla hierva suavemente durante unas 2-3 horas, revolviendo ocasionalmente para asegurar una distribución uniforme. Asegúrate de mantener el fuego bajo para evitar que el aceite se queme.

 

PASO 4: FILTRADO Y ALMACENAMIENTO

Una vez que tu aceite de marihuana esté completamente infundido, retíralo del fuego y déjalo enfriar durante unos minutos. Luego, cuela la mezcla a través de un colador o una gasa para eliminar cualquier residuo de cannabis. Transfiere el aceite filtrado a un frasco de vidrio oscuro y guárdalo en un lugar fresco y oscuro hasta que estés listo para usarlo.

 

FAQ SOBRE EL ACEITE DE MARIHUANA PARA TERAPIA

El aceite de marihuana con THC produce un efecto psicoactivo, mientras que el aceite con CBD no. Ambos tienen propiedades terapéuticas, pero sus efectos pueden variar.

El aceite de marihuana casero puede durar varias semanas o meses si se almacena correctamente en un lugar fresco y oscuro.

La dosificación del aceite de marihuana depende de varios factores, como la concentración de cannabinoides, el peso corporal y la tolerancia individual. Es recomendable comenzar con una dosis baja y ajustar según sea necesario.

 

CONCLUSIÓN

Hacer tu propio aceite de marihuana es una forma gratificante de aprovechar los beneficios terapéuticos de esta planta increíblemente versátil. Ya sea que estés buscando aliviar el dolor, reducir la inflamación o simplemente mejorar tu bienestar general, el aceite de cannabis puede ser una adición valiosa a tu rutina diaria.

Sigue los pasos descritos en este artículo y comienza a experimentar los beneficios de la terapia con marihuana desde la comodidad de tu hogar.


¡Aquí está tu salud y felicidad!

 

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Equilibrar

CALMAG AA

19,97
1 Punto

Crecer

BASE GROWTH

18,15
1 Punto

Equilibrar

ACTIROOTS

33,88
2 Puntos

Florecer

BASE FLOWER

16,94
1 Punto

Crecer

MELAN PLUS

22,99
1 Punto

Florecer

BLOOMASTER

48,40
4 Puntos
×